27 de noviembre de 2022

Cervecería 024. Para pasar una tarde de cine.

7 0
Read Time:5 Minute, 47 Second

No sé a vosotros, pero a mí siempre me ha gustado mucho el cine y tengo recuerdos grabados a fuego en la memoria, que van de la mano de películas, estrenos y olor a palomitas de maiz.

En la calle Maqueda, ahí donde ahora se encuentra un supermercado, Aluche contaba con su propia sala de cine. El Cid, creo que se llamaba antes de pasar a ser Multicines Aluche. Allá por finales de 1984, recuerdo ir cogido de la mano de mis padres mientras sorteábamos una inmensa fila de personas que aguardaban pacientemente su turno para ver Cazafantasmas. Ya en 1989, yo mismo formaba parte de esa fila para disfrutar del Batman de Tim Burton, que se convirtió en mi verdadera obsesión infantil.

Pocos años después, la puerta de los cines se convirtió literalmente en mi patio de recreo, cuando comencé a cursar formación profesional en la Escuela Politécnica Giner, ubicada a tan solo unos metros de distancia. Me encantaba comerme el bocadillo viendo los carteles de los estrenos y recuerdo con especial fascinación el de Pulp Fiction con Uma Thurman tumbada en la cama fumando un cigarrillo.

Siempre que camino a esa altura de la calle Maqueda, siento una pizca de nostalgia y pienso que nunca volveré a sentir el cine como lo sentí en aquella época.

Películas aparte, hoy visitamos la Cervecería 024, precisamente en la calle Maqueda y a tiro de piedra de lo que fueron nuestros añorados cines Aluche.

Nos recibe un pequeño local de amplias cristaleras con una pequeña terraza entre la fachada del edificio y los jardines que lo adornan. En su interior, apenas cuatro o cinco mesas junto a la barra del bar, que dispone de una selección de cervezas de grifo visibles en una pizarra. Quien sea amante de los dardos, podrá disfrutar de la diana electrónica que preside el salón.

En la planta baja, aparte de los baños, existe otro salón que normalmente se destina a eventos privados.

Como llegué unos minutos antes que mis cuatro compinches, pedí una cerveza de grifo para amenizar la espera. No soy ningún experto cervecero, así que me dejé aconsejar por el camarero, buen conocedor del producto que ofrece y que me guió sabiamente a mi elección final, una Carlos V de color tostado, algo alcohólica y con un potente sabor que, la verdad, me encantó. Junto con la copa de cerveza, una tapa de oreja en salsa que se agradeció, pero que estaba cortada en unos trozos enormes y algo duros.

Una vez reunidos los compinches, revisamos la carta en formato digital. Como dato curioso y agradable, una gran cantidad de los platos que nos ofrecen han sido bautizados con los nombres de las calles de Aluche. Para auténticos frikis del barrio como nosotros, eso siempre es un punto extra.

Nos decidimos por dos raciones de croquetas, unas de jamón y otras de cecina. Previamente nos aseguramos con el camarero de que las hacían de forma casera y así lo confirmó nuestro paladar. Cremosas, con buen sabor y un rebozado nada grasiento, cumplieron con muy buena nota lo que se espera de una elaboración así. Por poner un pero, las de cecina pecaban de ser ligeramente insípidas en cuanto al producto que les da nombre, lo que hace que sean mucho más recomendables las de jamón.

Pudimos probar también un capricho de Sardina, una pequeña tosta cubierta de aguacate, tomate en daditos y un filete de sardina ahumada de bastante buena calidad. El pan de la tosta, eso sí, bastante blandito y sin tostar, habría agradecido un punto de crujiente.

Nos lanzamos a por unos nachos Seseña, que llegaron graciosamente presentados en una teja y generosamente cubiertos con queso gratinado, más que fundido. Bajo esa deliciosa costra de queso con jalapeños, nos encontramos con una buena cantidad de carne picada y cocinada de forma casera con tomate y cebolla, lo que le daba un punto bastante bueno al plato. Se echó de menos algo de guacamole, crema agria o pico de gallo para dar el contraste fresco entre bocado y bocado.

Seguimos con una tosta Guareña, a base de tomate natural, queso de cabra y mojo picón. Una vez más, de tosta solo tenía el nombre, porque la rebanada de pan venía blandita y sin una pizca de tostado en su superficie. De un tamaño bastante correcto, cumplió con lo prometido en sus ingredientes, aunque con un mojo picón tan ligero, que casi parece saber más a salmorejo que a mojo.

Para finalizar, catamos la hamburguesa 024, que viene acompañada de un buen puñado de patatas fritas congeladas. Montada en un pan clásico americano, tiene un exceso de ensalada que mata el sabor del resto de ingredientes, siendo imperceptible el beicon o el queso que la acompaña. Sí se deja notar ligeramente el sabor dulce del PX, que realmente no aporta mucho al resultado final. Mención aparte merece la carne, protagonista de la hamburguesa. De porte bastante fino, la pedimos poco hecha cuando nos preguntaron el punto que deseábamos, pero llegó muy pasada de cocción. Por otra parte, se ha convertido en costumbre en bares y restaurantes poner en la carta «hamburguesa de buey», cuando lo que finalmente se sirve es una carne del montón.

Pedimos la cuenta que sumó un total de 98,40 euros a repartir entre cinco personas. Un ticket relativamente económico, teniendo en cuenta que las cervezas de importación que consumimos siempre tienen un precio elevado.

Como conclusión diré que me llevé una grata sorpresa con el nivel general de los platos de la cervecería 024. Mis expectativas eran relativamente bajas y lo cierto es que todos nos marchamos muy satisfechos. La atención fue muy atenta en todo momento, siendo cercanos, amables y dispuestos, llegando a informarnos en un momento dado de la noche de las catas con maridaje de cerveza que se realizan en el local de forma periódica. Intentaremos estar en la siguiente.

¿Tienen opciones sin gluten?

La carta tiene correctamente marcados los alérgenos, existiendo platos libres de gluten.

¿Tienen opciones vegetarianas o veganas?

Más allá de los platos de patatas y el hummus, prácticamente todos los platos contienen carne, pescado o huevos.

¿Es accesible el local para sillas de ruedas o carritos de bebé?

El local es relativamente pequeño, pero su disposición permite que al menos una o dos mesas puedan tener al lado un carro de forma cómoda.

¿Qué opinan los compinches?

Kata Kimura: «La hamburguesa no vale los 14 euros que cuesta.». Puntuación – 6,5

Target25: «De las mejores croquetas que nos han puesto en el barrio». Puntuación – 6,5

Marítima: «Me encanta la variedad de cervezas que tienen. Las probaría todas.» Puntuación – 7

Saucana: «Yo es que no tengo paladar para estas cosas, pero los nachos están bastante bien.» Puntuación – 6,5

Tipo de comida: Española.

Dónde: Calle Maqueda, 5

Teléfono: 910027494

Web: https://cerveceria0248.wixsite.com/cerveceria024-2

Precio medio: 15 – 20 €

Terraza: Sí.

Valoración personal: 6,5/10

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *