7 de octubre de 2022

El proyecto.

Me gusta comer. Tal vez esa sea una de las pocas cosas claras que he tenido siempre en mi vida. Bueno, esa y que me gusta mi barrio, Aluche.

Aluche es uno de esos barrios madrileños que a simple vista no tienen nada especial. Un buen montón de viviendas edificadas entre los años 60 y 70, un bonito parque que funciona como centro de reuniones y vida social de sus habitantes, y poco más. Sin embargo, siendo tan poquito lo que aparentemente ofrece, el sentimiento de “identidad” asociado a sus vecinos tiene un gran arraigo. Somos y nos sentimos de Aluche, dicho con orgullo a pesar de la fama o impresión de barrio conflictivo que algunas personas tienen de él en el resto de Madrid.

Nos gusta pasear sus calles, comprar en sus comercios, disfrutar sus parques y, sobre todas las cosas, degustar sus bares y restaurantes.

Y de eso va este rollo, de comerse Aluche hasta decir basta.

No sé si quien me esté leyendo (si es que alguien llega a hacerlo), recuerda haber tenido en sus manos una historieta de Astérix llamada “La vuelta a la Galia”. En este tebeo, los irreductibles galos tenían como misión recorrer todo su territorio haciendo paradas estratégicas para saborear y llevar de vuelta a su pequeña aldea uno de los productos más típicos de cada región. Pues bien, mi intención es traer a este humilde blog un trocito de cada uno de los restaurantes que llenan de alegría los estómagos de los aluchenses (¿aluchinos? ¿alucheros? Eterno debate que existe para nombrarnos).

Se trata de una tarea titánica, a largo plazo y sin posibilidad de llegar a completar jamás, porque, otra cosa no, pero nuevos negocios de restauración surgen de forma constante.

Espero poder divertirme, aprender y disfrutar con este viaje gastronómico que comparto con todos vosotros.

¡Buen provecho!